Augusto Lostaunau Moscol

Sobre el conflicto social por centinela en Huaura

En la Plaza de Armas de Huaura el olor social es de conflicto. Existe un gran malestar. Existe indignación. Existe rechazo. Los ciudadanos se reúnen. 3 y 30 pm y la Plaza está ocupada. Es domingo. No están esperando una función artística. No es parte de la campaña de regalos en la que se han enfrascado los candidatos al sillón municipal. Los ciudadanos de Huaura y los otros distritos de Huacho han llegado masivamente a protestar. Mientras el resto del país se encuentra frente al televisor observando los partidos de futbol del torneo nacional o el Campeonato del Barcelona FC; los ciudadanos de Huaura están molestos y lo manifiestan públicamente y sin temor porque tienen la razón.

Denuncian que en las faldas del Cerro Centinela se han encontrado cientos de restos óseos, cerámicas y textilería destruida y quemada. Son restos arqueológicos que han sido destruidos por los obreros que realizan obras en el Cerro Centinela. Es parte de nuestro Patrimonio Cultural protegido por ley que está siendo destruido. Cerámica en miles de pedazos. Textilería quemada. Restos óseos quebrados. Entierros prehispánicos que de forma ilegal han sido retirados del Cerro Centinela y tirados en las playas. “Están regados como grandes basurales; yo mismo los he visto y he logrado salvar algunos” dice un pescador totalmente indignado. Un pescador peruano que no ha terminado el cuarto de primaria; pero, denuncia que “los huacos de nuestros antepasados están destruidos”. Son los ciudadanos con menos instrucción los que se han manifestado en defensa de nuestro Patrimonio. Algunos jóvenes estudiantes han realizado las denuncias. Han ido a la comisaría. Han ido al municipio. Han ido a la fiscalía. Pero, en todos lados nadie los atiende. Al Ministerio de Cultura no le interesa. Total, “sólo son cosas viejas, como los documentos del Archivo General de la Nación”. Al Ministerio de Educación no le importa. Total, ni la educación le importa. Pese a todo ello, los pescadores, los comerciantes de los mercados, los ambulantes, los mototaxistas están en la Plaza de Armas reclamando por la protección del Cerro Centinela.

El Comité de Defensa del Cerro y Playa de Centinela también se ha reunido con las autoridades. Han recibido muchas evasivas. Eso los enerva. Son largadas y largadas. Nadie quiere enfrentar el problema. Pero, ¿Cuándo se inició el problema? En agosto del 2013, el alcalde Jacinto Romero Trujillo entregó un Certificado de Posesión de 27 hectáreas al señor Américo De Bernardi. Esta posesión abarca El Cerro Centinela, donde diferentes investigadores sociales y arqueólogos han realizado investigaciones científicas para identificar las características culturales de las sociedades prehispánicas que se asentaron en el lugar.

Es decir, se ha entregado un Certificado de Posesión sobre un territorio que debería ser protegido por el Estado ya que contiene diferentes manifestaciones de nuestro Patrimonio Cultural. La prensa local ha realizado investigaciones donde se demuestra que no existía “una razón lógica” para entregar un Certificado de Posesión por 27 hectáreas cuando, en realidad, el señor Américo De Bernardi “jamás ha ocupado todo ese espacio”. Esto ha llamado la atención de la Asociación de Abogados del lugar, quienes manifiestan que existen indicios de corrupción. Son muchos los casos en que las autoridades han hecho prevalecer intereses particulares y personales para violar los intereses ciudadanos.

La situación ha llegado a su máxima tensión cuando se han manifestado fuertes rumores de la posible relación entre el señor De Bernardi y empresas mineras que están interesadas en realizar trabajos de exploración en la zona. Estos rumores no han sido desmentidos ni en forma oficial o extraoficial por nadie. Lo que hace que tomen más fuerza. Son los temores a la contaminación y la destrucción del medio ambiente (la playa) lo que originaría la destrucción de una zona arqueológica que contiene objetos de nuestro Patrimonio Cultural; de un mar muy importante para los pescadores; y de playas que en los últimos años atrae a muchos veraneantes que escapan del mar contaminado de Lima. Los pequeños negocios que se han montado en las playas están en peligro. Son jóvenes emprendedores que se encuentran amenazados por la desidia de autoridades que sólo habla de ser emprendedor. En el país donde las autoridades piden respeto a la ley, son ellas las que no respetan la ley. El régimen de Vizcarra está demostrando ser tan inoperante como el breve régimen de Kuczynski. Los tecnócratas han demostrado ser tan incapaces que no merecen más espacio en la vida política del país.

El Cerro Centinela merece ser conservado por todo lo que representa para los ciudadanos de Huaura. Las autoridades deben investigar esta situación que amenaza la conservación de nuestro Patrimonio Cultural. Los ciudadanos de Huaura merecen respeto.

*Historiador a favor del Colegio Profesional de Historiadores del Perú.


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos

Sigue transmision gu db1ca652

Olvi1 10717088

Modo2 a9002c49

Anuncio newsletter gaceta f29c7558