La Doña

María Félix, la mujer que nació dos veces

“María Félix nació dos veces: sus padres la engendraron y ella, después, se inventó a sí misma”, dijo en una ocasión el Premio Nobel mexicano Octavio Paz quien la definió como la actriz más importante de la historia del cine mexicano.

Una mujer de carácter fuerte que pudo enamorar dentro y fuera de la pantalla, siempre supo decir “no” al cine americano, pues mientras en México gozaba de protagónicos, en Hollywood “siempre me ofrecían papeles de campesina india y yo no nací para llevar canastas”, decía.

María de los Ángeles Félix Güereña nació un día como hoy de hace 108 años, (8 de abril de 1914-2002) en Álamos, municipio del estado de Sonora, y murió el mismo día 88 años después.

La diva de la Época de Oro del cine mexicano, María Félix fue conocida como “La Doña” por su papel en la película Doña Bárbara y también como “María bonita”, gracias a la canción compuesta exclusivamente para ella como regalo de bodas por el cantautor mexicano Agustín Lara.

Nacida de padre indio yaqui y de madre de ascendencia española, parte de una familia de 15 hermanos, desde pequeña fue educada con libertad para elegir sus pasatiempos, tal que se ejercitó como jinete, actividad que compartía con su hermano Pablo, a quien admiraba y del cual fue separada por sus padres, al considerar que se podría dar una relación más allá de lo familiar.

La vida de María Félix, aunque va mas allá de sus personajes, fueron ellos quienes la elevaron hasta la cima de la fama. Con casi medio centenar de películas estableció un parámetro alto en el cine del siglo XX pues los dramas que representaba parecían hechos a la medida de su belleza y personalidad.

Sin estudios actorales, en 1942 llegó su primer rodaje, El peñón de las ánimas, a lado de Jorge Negrete, pero no fue hasta su tercera película que su fama se disparó gracias a Doña Bárbara donde encarnada a una mujer soberbia y amante de muchos hombres, condición que reafirmaba en la vida real ganándose el mote de “La Doña”.

La diosa arrodillada, Maclovia, La cucaracha, Tizoc, Camelia, La Valentina, La estrella vacía, Mesalina, La monja alférez, La mujer sin alma, French Cancan y La pasión desnuda fueron otras de sus películas destacadas. En total, participó en 47 largometrajes entre México, Italia, Francia, Argentina y España, pero nunca en el cine hollywoodense.

Conocida como una Mujer fatal, María Félix se casó en tres ocasiones, sin embargo tuvo múltiples amantes y, tan sólo un hijo, Enrique Álvarez Félix, producto de su primer matrimonio a los 17 años.

“Yo los escogí a todos. Por eso los podía dejar cuando quería. ¿Luchar por un hombre? ¡Hay tantos!”, ironizaba con frecuencia.

Renacida por sus propios méritos, María Félix supo sobrevivir a los cambios globales del cine y la televisión y pasar a la historia como una mujer independiente.

La mañana del 8 de abril de 2002, el día de su cumpleaños número 88, Juan Gabriel llamó para felicitarla, sin embargo María Félix jamás despertó, víctima de una insuficiencia cardiaca.

Pero su muerte no fue suficiente para ser olvidada, sino todo lo contrario, las nuevas generaciones tanto del cine como de la moda y feminismo, han tomado como una de sus referencias a la María bonita de Lara. Sin duda María Félix seguirá siendo no sólo el rostro más bonito del cine mexicano, sino un espejo en el que muchos querrán reflejarse.

Hoy, en su día los homenajes enaltecen a la figura de María Félix.

Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos