Augusto Lostaunau Moscol

Lima y una novela poco conocida

En la producción intelectual sobre Lima, muchos escritores, científicos sociales, periodistas, abogados, etc. han escrito miles de páginas sobre sus costumbres, los hechos históricos más significativos, la fundación hispánica, los primeros habitantes, etc. En las siguientes líneas buscamos rescatar una obra (casi) desconocida en la cual, la ciudad aparece con sus personajes y costumbres de época.

Una Novela Limeña, es una obra colectiva. Fue escrita por 13 de los mejores escritores de Lima de la década de 1920 –es decir, del Oncenio de Leguía-. En realidad, el nombre de la novela ha sido dado muchos años después por Luis Alberto Sánchez, quien la reeditó –en formato de libro- en 1967. En su versión primigenia, no llegó a tener nombre y, es más, jamás terminó, fue abruptamente cortada por los problemas financieros de Hogar, la revista en la cual vio la luz en 1920. Como ya se indicó, fue escrita por 13 de los mejores escritores de la época, estos son: José Gálvez, Ignacio Brandariz, “Juan de Zavaleta” (seudónimo de autor aun desconocido), Reynaldo Saavedra Pinón, Luis Alberto Sánchez, Ricardo Vegas García, Raúl Porras Barrenechea, Manuel Moncloa Ordóñez, Juan Bromley, Felipe Rotalde, Félix del Valle, Gastón Roger y Luis Fernán Cisneros. Cada uno de los autores publicó un capítulo de la “Novela de Hogar” sin saber muchas veces cuáles serían los acontecimientos del capítulo que le antecedió.

José Gálvez Barrenechea (muy celebrado por Una Lima que se Va), fue el primero en escribir. Hace una descripción del paisaje urbano: “Juan Antonio enternecido sonrió y minutos después cerraba la verja de su quinta de Breña y paso a paso cuando ya se cuajaba densas las sombras avanzó por el Paseo Colón”. En la década de 1920, Breña –junto a La Victoria- fue un barrio nuevo, donde se asentaron los migrantes del interior y del extranjero que, con el tiempo, serán las nuevas clases medias urbanas, mientras que, el Paseo Colón, fue el nuevo barrio aristocrático. El Jirón de la Unión empezó a ceder frente a las nuevas construcciones que exteriorizaban el estatus social de sus habitantes. Pasear por el Paseo Colón fue una costumbre de los limeños para saludar a los importantes vecinos ahí afincados.

Ignacio Brandariz, autor del segundo capítulo, destacó a Luisa, quien se enamoró de Juan Antonio. La descripción de ese sublime momento es la siguiente: “Fue una tarde en el lindo paseo que va de Chorrillos a la Herradura. Desdeñando el camino trillado, habían subido, jadeando, desde la playa por el último saliente de las rocas para encontrar directamente la vereda del cerro”. A inicios del siglo XX, Lima era una ciudad que no limitaba con el mar. Los habitantes de la capital se trasladaban hasta los balnearios del Pacífico: Miraflores, Barranco y Chorrillos. Estos tres balnearios del sur, fueron desbastados por los ejércitos chilenos durante la Guerra de 1879, pero lograron resurgir gracias a las familias aristocráticas de la capital que decidieron avecindarse en ellas. Con la llegada del tranvía, muchos limeños decidieron vivir en forma permanente en los mismos, generando –de esa forma- una expansión urbana de la capital hacia el Océano Pacífico. Así, mientras Barranco se convertía en el “barrio de poetas y pintores”, Chorrillos era el lugar del paseo de verano. El viejo malecón chorrillano, durante el verano, se colmaba de jóvenes aristocráticos que paseaban del brazo con sus novias, mientras exhibían sus capas que los distinguían como alumnos de San marcos.

“Juan de Zavaleta” es el autor del tercer capítulo. En este capítulo se destaca el histórico barrio del Rímac –o barrio bajopontino-, lugar de paseo por excelencia: “Sonriendo las dos amigas avanzaron hasta el automóvil que las esperaba al fin de la Alameda, allí donde los álamos enhiestos anunciaban el comienzo del camino a Amancaes”. La Alameda de los Descalzos es una viejo lugar de paseo colonial muy reconocido entre los viejos limeños, además, la Pampa de Amancaes fue el sitio predilecto para realizar fiestas con guitarra y cajón, donde lo criollo se mezcló con lo andino. Un sitio de costumbres y tradiciones.

El capítulo cuarto fue escrito por Reynaldo Saavedra Pinón. Es el más breve, transcurre entre el Rímac y el Jirón de la Unión, destacando que “Has sabido las murmuraciones del Palais y Broggi y te apresuras…”. En el Jirón de la Unión existieron muchos lugares de reunión, donde jóvenes intelectuales realizaron tertulias que, en muchos casos, influenciaron en sus obras. El Palais Concert fue una confitería donde se reunió lo más importante de la nueva generación de intelectuales de la segunda década del siglo XX. Destacaron Abraham Valdelomar; José Carlos Mariátegui, Federico More, Félix Del Valle, Leonidas Yerovi, Alfredo González Prada, Alberto Ulloa Sotomayor, Manuel Jesús Contreras, entre otros. Mientras que, la confitería Broggi se caracterizó por sus helados, que fueron del gusto de la aristocracia limeña y los inmigrantes europeos radicados en la capital. El autor del quinto capítulo fue Luis Alberto Sánchez, quien en la primera parte mantiene la escena en el Broggi, pero luego la escena cambia: “…y juntos se dirigieron a la Plaza Bolognesi. De allí, paso a paso, regresaron por el centro, torciendo por Plateros de San Pedro y se encaminaron al Mercado…Eran las cuatro de la mañana. Cenaron en el “Can-Can”…”. Plateros de San Pedro es actualmente la primera cuadra del jirón Ucayali, desde donde se llega al Mercado Central, lugar preferido por los noctámbulos y los bohemios ya que, en el se avecindaron inmigrantes asiáticos que hicieron del lugar, un espacio gastronómico muy importante, así como por las casas de juego y diversión de adultos.

Ricardo Vegas García fue el autor del sexto capítulo, en el cual “Caminó, paso a paso, hasta el Parque Zoológico y delante de él, cogió un auto, ordenando al chauffeur: “al Club Nacional”. El antiguo Parque Zoológico de Lima se ubicó en la parte sur del Parque de la Exposición. En ese lugar, entre el viejo restaurante de La Cabaña y la laguna del Parque Japonés, se ubicó el Zoológico, además, el escritor utilizó la palabra francesa “chauffeur” para designar al conductor del auto, es el origen de nuestro “chofer” y, el Club Nacional siempre fue parte de la arquitectura de la Plaza San Martín. En el capítulo siete, que fue obra de Raúl Porras Barrenechea, Lima es descrita como murmuradora, las visitas a las casas de las amigas y Juan Antonio recuerda las clases de su “…obeso catedrático de Historia, en los días apenas distantes de su paso por la Universidad de San Marcos…”. No olvidemos que Porras Barrenechea fue uno de los principales historiadores peruanos del siglo XX, formado en San Marcos, donde llegó a la docencia. San Marcos fue una universidad aristocrática, donde los docentes y los alumnos no sólo compartieron un espacio académico sino también, un espacio social.

Manuel Moncloa Ordónez fue el encargado de escribir el capítulo octavo. En él, Moncloa nos permite conocer algunas de los usos y costumbres de la capital durante las primeras décadas del siglo XX. Así, la lectura de la revista La Vie Parisienne, es común entre los jóvenes de la época, lo que demuestra esa afinidad que tuvo el francés y la vida al estilo francés. Por ello, en Lima lo común es pronunciar restaurante, boulevard, carnet, etc. Es más, Moncloa escenifica el brindis con whisky-sour, el antepasado directo del posterior pisco-sour. Además, “Cuando Juan Antonio se despidió llegó a la joyería de Wallach, los amigos de un corro discutían el asunto”. En el libro: Lima, La Ciudad de los Virreyes, se anota que la Wallach Hnos., fue la Antigua casa Rosemberg y Wallach ubicada en la calle de Mercaderes 464 (hoy cuadra 4 del Jirón de la Unión), que importaba al país gran cantidad de joyas “de extraordinaria calidad”. Juan Bromley, es el autor del capítulo nueve. “En ocho días de enclaustramiento y de meditación en su pacífica casa de Breña…”, debido a que, como ya se anotó líneas arriba, Breña era uno de los barrios nuevos de Lima, a las afueras de la ciudad.

El capítulo diez es obra de Felipe Rotalde, donde destacó que “Octubre para los limeños, tiene sus encantos”. Así, el mes de Lima muchas veces no es enero –cuando los españoles refundaron la ciudad- sino es octubre, cuando la tradición impregna la ciudad de colores y olores, que son del agrado de las grandes mayorías. Félix Del Valle, es el encargado de continuar la novela en el capítulo once. “Y recordó desde las primeras horas de la noche en que había ido a la fiesta pública que se realizara en el Paseo Colón”. Las calles principales de la ciudad así como las plazas públicas, fueron lugares de retretas, en las cuales, las bandas de música de las fuerzas armadas o gendarmería, tocaban las músicas de moda para beneplácito de los asistentes. Es muy común en los relatos y memorias de los antiguos habitantes de la capital, el recuerdo de la retreta. Una costumbre que se ha ido perdiendo en la ciudad. Gastón Roger escribió el capítulo doce, “En seguida, una matinée en el tennis, una comida en el Zoológico, una vermouth en el Excelsior, unos estudios intencionados en el Palais, un nervioso encuentro en la fotografía de Goyzueta”. El Teatro Excelsior se ubicó en la calle de Baquíjano (sétima cuadra del Jirón de la Unión) desde julio de 1914, año de su inauguración. Fue propiedad del la Empresa de Teatros y Cinemas Ltda., con una capacidad de 700 asientos d platea, 54 palcos y 300 butacas de galería. El Estudio Fotográfico de Diego Goyzueta se ubicó en la calle Mantas 180 (primera cuadra del jirón Callao). Con el capítulo trece, escrito por Luis Fernán Cisneros, la novela quedó inconclusa, pero en cada capítulo, los espacios urbanos de Lima se mezclan con escenas de amor y sufrimiento. Un proyecto literario bastante peculiar que ha permitido la conservación de algunas de las costumbres de la ciudad.

Referencias:
Una Novela Limeña. Varios Autores. UNMSM. 1967. Lima-Perú.
Almanaque 1928. El Comercio. Lima-Perú.
Lima, La Ciudad de los Virreyes. Touring Club Peruano. 1928-1929. Lima-Perú.
Lima la Ciudad d los Reyes, en el IV Centenario de su Fundación. Editorial Centenario. 1935. Lima-Perú.
José Gálvez. Calles de Lima y Meses del Año. International Petroleum Co. 1943. Lima-Perú.

*Historiador a favor del Colegio Profesional de Historiadores del Perú.


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos

Sigue transmision gu db1ca652

Olvi1 10717088

Anuncio newsletter gaceta f29c7558

Modo2 a9002c49