La Tragedia de la Corrupción en el Perú

Recomendar

Augusto Lostaunau Moscol *

“Tenemos jerigonza judicial, jerigonza universitaria, jerigonza periodística, jerigonza criollo-arcaica, en fin, todas las jerigonzas que dicen al idioma como las erupciones cutáneas a la piel. Todo hay, menos el estilo franco i leal que precise la fisonomía del individuo, que diferencie al hombre de los otros hombres, que encierre la manifestación exacta del yo. Todo hay, menos el lenguaje claro i sustancioso, con la virtud del agua i del pan, no cansar”.
Manuel González-Prada (1888)

Han pasado 130 años desde que Manuel González-Prada exigiera un lenguaje claro para tratar los problemas del país. Para escribir sobre las causas y las consecuencias de los grandes males que afectan a la totalidad de los ciudadanos del Perú. Hace 130 años se exige esto, pero son muy pocos los intelectuales que han asumido este reto. Es por ello que se puede leer muchos “análisis” de la realidad nacional que sólo buscan disfrazar –“maquillar”- los problemas estructurales.

El famoso Serpentín de Pasamayo acaba de cobrar cerca de medio centenar de nuevas víctimas. Casi 50 peruanos han muerto en un nuevo accidente de tránsito vehicular. El ministro del ramo sólo sabe escribir un escueto tuit donde indica que fue el exceso de velocidad el origen del accidente. El presidente anuncia que se ampliarán las vías de la Variante de Pasamayo para clausurar definitivamente la peligrosa vía.

La pregunta es: ¿Basta con esto? Es decir, podrán terminar los accidentes en el Serpentín aunque, ¿y las otras carreteras del Perú? La respuesta es sencilla: No. Es que a falta de una política de transporte terrestre a nivel nacional, cualquier acto es sólo un acción inmediata, mediática y parcial. Mejor dicho, se necesita de un accidente que ocasione la trágica muerte de muchas personas para que las autoridades actúen. Mientras esto no ocurra simplemente se acumularán los factores que ocasionan las tragedias.

Además, no se ha dicho nada sobre un factor muy importante para que ocurran diariamente accidentes de tránsito en el Perú: La Corrupción.

Así es. La corrupción permite que circulen autos que no cuentan con los requisitos técnicos para hacerlo. La corrupción permite que muchos choferes puedan conducir un auto sin tener brevete. La corrupción permite que los brevetes se puedan conseguir sin dar los exámenes. La corrupción permite que muchos que no aprobaron los exámenes de conductor logren tener el brevete requerido. La corrupción permite que muchas empresas de transporte puedan mantenerse en las carreteras sin contar con las mínimas garantías para hacerlo. La corrupción permite que no se cumplan las leyes. La corrupción permite que no se sancione a los conductores o las empresas que no han cumplido con las normas de tránsito. La corrupción permite que ocurra todo esto. Y a las autoridades no les interesa.

Cuando uno viaja por el Serpentín de Pasamayo logra ver los avisos donde se indica que la “velocidad máxima es 60 kilómetros”. Y todos los choferes sobrepasan los 60 kilómetros y a nadie la importa. Las autoridades no imponen las sanciones correspondientes. No hay multados. Una coima y listo. Se supone que todos los buses interprovinciales y camiones que circulan por el Serpentín son monitoreados por radar, pero a nadie le importa. Los choferes aceleran y pasan los otros vehículos en zonas donde está prohibido hacerlo. Los pasajeros reclaman y a nadie le importa. Las dependencias encargadas de los reclamos no funcionan. No hacen nada.

Vemos las imágenes del rescate de los cadáveres de las víctimas de este nuevo accidente y nos sorprende la presencia de INDECOPI. Una institución verdaderamente inservible. Por ejemplo, la oficina de INDECOPI del aeropuerto Jorge Chávez es simplemente un ejemplo de lo inservible de esta institución. A fines del mes de noviembre del año que pasó, varios pasajeros de Avianca fuimos burlados por el personal de esa empresa. Al momento de apersonarnos a dicha oficina, simplemente fuimos maltratados por el personal de INDECOPI. Nos dijeron “ya dejen de reclamar”. ¿Corrupción? No lo sabemos.

Como escribió Manuel González-Prada:
“Los políticos de profesión, los que se desvelan por ganarse prosélitos, hablan siempre con atenuaciones, circunloquios i estratajemas, mientras que el hombre verdaderamente libre lanza el pensamiento en su más cruda integridad, sin que le importe nada herir los intereses de las clases acomodadas ni sublevar la cólera de agrupaciones ignorantes i fanáticas”.

*Historiador a favor del Colegio Profesional de Historiadores del Perú


Recibe esta y otras noticias en tu celular descargando la aplicación ingresando a este Link: https://goo.gl/Gpo7pn. Desde ese momento estarás informado de todo lo que pasa en la Amazonía Peruana, el Perú y el Mundo.