Corrupción: Y ahora, ¿Quién podrá defendernos?

Recomendar

Escribe Econ. Teddy Daza Alvarado.- Lastimosamente en el mundo real no hay un Chapulín Colorado que pueda ayudarnos a detener la ola de corrupción que ha azotado y viene azotando a nuestro país.

Quizás lo único que nos quede es implorar a los dioses del Olimpo, o entregarle en bandeja de plata la responsabilidad a algún iluminado o mesiánico, denominado outsider quien en nombre de la lucha contra la corrupción conquiste los corazones y votos de los sufridos electores peruanos.

O sea, más de lo mismo; recordemos que muchos llegaron a la presidencia de la República con ese discurso y al final no cumplieron con su promesa, por el contrario, cruzaron la línea de lo ético a lo inmoral. Quizás alguien podría decir, “que pase un dictador”, al mismo estilo de Laura Bozo cuando gritaba a los cuatro vientos… ¡Que pase el desgraciado!!!; sin imaginar que las tiranías son el mejor escenario para que la corrupción haga y deshaga de un país, sin control, sin equilibrio de poderes.

¿Recuerdan las dictaduras militares y la reciente dictadura Fujimontesinista?, o sea, esa tampoco es la solución. Que hacer, proponemos aplicar el mismo criterio para combatir la picadura de una serpiente, sacar del mismo veneno el suero para combatirla.

Es decir, aplicar más democracia. ¿Qué?, sí, transparentar el Estado, mediante gobierno electrónico, control ciudadano, fortalecer institucionalidad, democratizar los partidos políticos, organizar a la población, empoderar al ciudadano, abrir la administración pública….

En otras palabras, poner reflectores a toda la gestión pública por pequeña o grande que sea, todos bajo la atenta mirada del ciudadano comprometido con su país.

Alguien dirá, pero todo eso ya existe, con democracia y todo se sigue robando los fondos públicos. En parte si y en parte no…. Hay democracia sí, pero de un modo básico, de elección, pero no de participación permanente, en otras palabras… hay democracia de cheque en blanco, que otorga el ciudadano de manera irrestricta, sin límites ni controles.

Propongo aplicar mayores mecanismos de control ciudadano, de vigilancia de las gestiones en los tres niveles de gobierno: Local, Regional y Nacional, como se viene aplicando en Argentina, pero mejorado.

EL PROGRAMA CARTA DE COMPROMISO CON EL CIUDADANO, como una herramienta de mejora continua de la gestión pública, destinada a organismos públicos que prestan servicio a la ciudadanía.

Este programa de gestión de la calidad se plasma en un documento público en el que los organismos explicitan, entre otros aspectos, los derechos y obligaciones de los destinatarios de sus servicios, su forma de acceso y la calidad esperable de ellos, expresados en el cumplimiento de determinados compromisos y planes de mejora.

Carta Compromiso apunta a mejorar la relación de las organizaciones públicas con los ciudadanos potenciando su derecho a ser escuchados, informados y respetados.

De esta manera empoderamos al ciudadano, involucrándolo en la cosa pública para ejercer su capacidad de control ciudadano de una manera articulada con los tres niveles de gobierno.

Fuente: Econ. Teddy Daza Alvarado / Especialista en Gestión Pública, Políticas Públicas y Control Gubernamental

Recibe esta y otras noticias en tu celular descargando la aplicación ingresando a este Link: https://goo.gl/Gpo7pn. Desde ese momento estarás informado de todo lo que pasa en la Amazonía Peruana, el Perú y el Mundo.


Comentarios