Navidad sin alegría. PPK le otorgó el indulto a Alberto Fujimori

Recomendar

Escribe Jaime Antezana Rivera.- A pocas horas de la tradicional Noche Buena de Navidad, PPK le otorgó el indulto al ex presidente Alberto Fujimori, el jefe del fujimorismo y responsable de un régimen ignominioso para el país: dictadura, corrupción, violación de los DDHH y narcoestado.

Los hechos previos (el pedido de indulto por el mismo Fujimori, la opinión favorable de la Junta de Médicos y su internamiento en la clínica Centenario) indicaban la inevitabilidad del indulto. Fue la preparación de la “escenografía” que lo “justifique”.

La concresión del indulto a Fujimori, varias veces manoseado y utilizado como psisocial por PPK, es el cumplimiento de un pacto con Kenji y su padre a cambio de la abstención de diez congresistas que impidieron la vacancia de PPK, el jueves 21 de diciembre pasado.

Esta vez, a diferencia de otras, PPK tenía que cumplir su pacto con un ala minoritaria del fujimorismo que provoco la derrota del ala más dura: el “keikismo” y el grupo “mototaxi”. Y de un narcogolpe. Tenía que “pagar” a sus reales salvadores” de ser vacado.

Por otro lado, el indulto concedido a Fujimori es -por decir lo menos- la falta de un compromiso hecho por PPK al inicio de su gobierno y un mentis a lo que dijeron sus voceros, quienes negaron la existencia de ese pacto, cuando era evidente que se estaba preparando el indulto. ¿RMP donde estas?

Y, para ir al fondo del problema, con esta decisión el gobierno de PPK se verá con una enorme tempestad social. Las marchas de protestas cubrirán las calles y plazas de todo el país. Ha “apretado” una “bomba nuclear” parafraseando a Alberto Borea, el día que defendió a PPK en el Congreso.

El antifujimorismo, lo realmente existente y contrario al fujimorismo en cualquiera de sus versiones, se expresara en todos los espacios. Desde la medianoche del jueves pasado, cuando se enteraron que diez votos “albertistas” habían salvado a PPK, diversos sectores sabían que esto se venia.

Y, en las últimas horas, sin ser agoreros, sabían que el indulto era cuestión de horas. La condena a la preparación cuasi inescrupulosa de esta, era masivo y mayoritario en el espacio más activo de la nueva sociedad civil virtual: las redes sociales.

En lo inmediato, a escasas horas de la Noche Buena de Navidad, la mayoría de peruanos pasaran una navidad sin alegría. Otros, se volcaran a las calles. Lo cierto es que el indulto a Fujimori provocara lo que ocurre con el champan agitado que hoy muchos iban a brindar: efervescencia social.

Fuente: Jaime Antezana Rivera.


Recibe esta y otras noticias en tu celular descargando la aplicación ingresando a este Link: https://goo.gl/Gpo7pn. Desde ese momento estarás informado de todo lo que pasa en la Amazonía Peruana, el Perú y el Mundo.