Reflexiones sobre la ética y la moral

Recomendar

Escribe Cesar Ortiz Anderson.- Empezare señalando que este artículo no es ni un Plagio ni una Copia, es un artículo escrito por mi hermano Aldo Ortiz Anderson, Director de Aprosec y Consultor Internacional sobre Políticas Publicas

La ética proviene del griego “Ethikos” cuyo significado es “Carácter”. Tiene como objeto de estudio la moral y la acción humana. Su estudio se remonta a los orígenes de la filosofía moral en la Grecia clásica y su desarrollo histórico ha sido diverso.

Una doctrina ética elabora y verifica afirmaciones o juicios. Esta sentencia ética, juicio moral o declaración normativa es una afirmación que contendrá términos tales como ‘malo’, ‘bueno’, ‘correcto’, ‘incorrecto’, ‘obligatorio’, ‘permitido’, etc, referido a una acción o decisión. Cuando se emplean sentencias éticas se está valorando moralmente a personas, situaciones, cosas o acciones.

De este modo, se están estableciendo juicios morales cuando, por ejemplo, se dice: “Ese político es corrupto”, “Ese hombre es impresentable”, “Su presencia es loable”, etc. En estas declaraciones aparecen los términos ‘corrupto’, ‘impresentable’ y ‘loable’ que implican valoraciones de tipo moral.

La ética estudia la moral y determina qué es lo bueno y, desde este punto de vista, cómo se debe actuar. Es decir, es la teoría o la ciencia del comportamiento moral.

La existencia de las normas morales siempre ha afectado a la persona humana, ya que desde pequeños captamos por diversos medios la existencia de dichas normas, y de hecho, siempre somos afectados por ellas en forma de consejo, de orden o en otros casos como una obligación o prohibición, pero siempre con el fin de tratar de orientar e incluso determinar la conducta humana.

Si bien considero la ética no es universal ya que depende de cada individuo, cada cultura, es acaso entonces permisible cualquier comportamiento? La corrupción, la infidelidad, la farsa que algunos montan o montamos en nuestro universo personal?

Creo que una primera restricción está en la libertad, la misma que termina en cuanto doblega, maltrata, coacciona la libertad o bienestar de otros, no obstante el camino del deber ser es casi siempre olvidado, es más fácil seguir el placebo de la riqueza, del placer, de obtener lo que uno quiera, el deber ser lleva a sacrificios, a poder entender que existen límites basados en los efectos de nuestros actos en los demás, no se puede ser rico a costa del pobre, seriamos aún más pobres seriamos pobres de espíritu, no se puede en el nombre del amor llevar una doble vida solo para satisfacer nuestros deseos o carencias solo tomaríamos el nombre del amor para envilecerlo con nuestra miserable perspectiva, no podemos en general pensar que los valores son objetivos para los demás y subjetivos para nosotros.

El camino del deber ser es un camino muy complejo ya que no nos exige que tomemos decisiones de valor moral por ser obligación le restaría todo merito, debería ser consecuencia de nuestro propio convencimiento.

Crear una propia conciencia ética es imprescindible ya que en base a esta se construirá la moral de nuestras familias, nuestro entorno, y finalmente de la sociedad en su conjunto.

La carencia de valores en cada uno de nosotros hace que seamos impredecibles, y esto genera una sociedad caótica, ya que la predictibilidad es la base de la confianza, debemos acaso tratar de entender nuestra naturaleza, buscar en el fondo de nosotros para saber si podemos ser predictibles en nuestras conductas, la respuesta es sí ya que este simple ejercicio seria para algunos verse en un espejo que muestra lo que despreciamos, satanizamos o criticamos, este ejercicio siempre es eludido a través de reductores y atenuantes, como solo fue en esta oportunidad o no volverá a ocurrir, inexorablemente es mentirnos sobre nuestra propia naturaleza.

Y donde quedo la razón, el tamiz que debería no permitir nuestra caída de valores, el dejarnos llevar por los instintos, el placer, las prácticas hedónicas no son consecuencia de la razón y por tanto nos lleva a ser solo seres inferiores, y por ende nuestras conductas no tomaran en cuenta el perjuicio a nuestro entorno.

Somos capaces de tirar la primera piedra sin ningún descaro, etiquetar, desvalorar, sin ni siquiera analizar nuestra vileza, pues entonces somos los abanderados de la moral, pero ausentes de ética, el camino del deber ser es el más difícil, está lleno de trampas, de frustraciones, de caídas, de remordimientos, nos genera conflictos, miedos, ya que queremos ser quienes no somos.

La libertad humana se puede definir como la “autodeterminación axiológica”. Esto significa que una persona libre se convierte, por ese mismo hecho, en el verdadero autor de su conducta, pues él mismo la determina en función de los valores que previamente ha asimilado. Cuando no se da la libertad, o se da en forma disminuida, entonces el sujeto actúa impedido por otros factores, circunstancias y personas, de modo que ya no puede decirse que es el verdadero autor de su propia conducta. De acuerdo con esto se dice que la condición previa de la libertad en un individuo es la captación y asimilación de los valores. En la medida en que un individuo amplía su horizonte axiológico, podrá ampliar paralelamente el campo de su propia libertad. Y en la medida en que una persona permanezca ciega a ciertos valores, se puede decir que posee una limitación en su libertad. Curiosamente mientras más amorales somos menos libres.

El deber ser parece pasado de moda, reconocemos y valoramos a aquellos que con todas las dificultades, optan por este camino, sin embargo no estamos dispuestos a seguirlo, esta condición hace que sin duda me genere una sensación de desesperanza en el destino de la humanidad, tal vez sea una desesperanza aprendida en el colectivo social, pero la verdad es que siento que estamos buceando en la mugre social y obviamente esa sensación de nauseas, es la que me hace escribir estas líneas, tratare al menos que mi espejo me permita verme cada día con menos horror, ojala y estas líneas hicieran que más personas cuestionemos nuestros comportamientos.

Así y solo tal vez tengamos políticos probos, familias mejores, una sociedad más justa, respetuosa del dolor de los demás, de la necesidad de los demás, ojalá no este pasado de moda ser correctos.

Aldo Ortiz Anderson
Director de Aprosec
www.aprosec.org
Cel 999316197 / 998160756

Recibe esta y otras noticias en tu celular descargando la aplicación ingresando a este Link: https://goo.gl/Gpo7pn. Desde ese momento estarás informado de todo lo que pasa en la Amazonía Peruana, el Perú y el Mundo.


Comentarios