La prensa basura ataca otra vez

Recomendar

Augusto Lostaunau Moscol *

“Las diferencias sociales se manifiestan y reproducen en las distinciones simbólicas que separan a los consumidores: los que asisten a los museos y conciertos de los que no van; los que ven programas culturales o recreativos en la televisión”.
Néstor García Canclini

Una joven voleibolista de 16 años acaba de morir en una fiesta que está llena de oscuridad. Las causas aun están en investigación. Suponemos que la fiscalía debe estar haciendo las investigaciones pertinentes. Suponemos que la Policía Nacional del Perú debe estar haciendo las investigaciones pertinentes. Suponemos que el Ministerio de la Mujer debe estar haciendo las investigaciones pertinentes. Suponemos que la Defensoría del Pueblo debe estar haciendo las investigaciones pertinentes. Suponemos que los abogados que representan a los familiares de la occisa deben estar haciendo las investigaciones pertinentes. Suponemos que los abogados de los otros jóvenes que asistieron a esa fiesta deben estar haciendo las investigaciones pertinentes. Y, suponemos que la prensa policial debe estar haciendo las investigaciones pertinentes. Es decir, suponemos que en este momento existen varias investigaciones en curso. Todas buscando esclarecer los motivos de tan lamentable pérdida.

Pero, ¿Qué hace la prensa de espectáculos en este asunto? ¿Qué hace un programete de la televisión basura metido en este asunto? ¿Qué hace un programete acostumbrado a fabricar escándalos en este asunto? ¿La muerte de una joven deportista está a merced de la televisión basura? ¿La presencia de un joven futbolista está a merced de la televisión basura? ¿Qué tipo de contribución a una investigación seria pueden realizar dos “conductores” del peor programete de la televisión basura? ¿A qué autoridad le conviene que este programete de prensa basura y de espectáculo barato siga en el aire especulando sobre un asunto que no está en sus márgenes?

Peor aún, este esperpento de televisión basura convoca a un “vidente” para responder las interrogantes de los espectadores sobre cómo concluirá el caso. Y este “vidente” que linda con un invidente mental responde con toda la seriedad y reflexión que le permite su ¿profesión? ¿Un vidente se adelanta a los resultados de una necropsia? ¿Un vidente declara inocente o culpable cuando la fiscalía aún no ha terminado de investigar? ¿Un vidente adelanta el final de un juicio que aún ha empezado? ¿Un vidente asegura que el futbolista será convocado para ir a jugar el mundial 2018?

Si que la televisión basura se las trae. Si que este par de microcéfalos se las traen. ¿Qué rol juegan en la política de distracción y adormecimiento mental que cumple la prensa basura desde la década de 1990?

Lo que hace el vidente invitado en el programete de estos pitecántropos televisivos ¿es información u opinión? Lo que plantean J. Arnau y V. Navarro es muy cierto:
“Conocer la diferencia entre información y opinión es algo que no compete exclusivamente a los periodistas. Obviamente, saber separar ambos conceptos es básico para quien ejerce esta profesión, pero debería serlo también para quien se sitúa al otro lado”.

La prensa basura –en general- y la televisión basura –en particular- no realiza periodismo de investigación, ergo, no puede informar de nada. Lo único que hacen es dar una opinión que, por provenir de quienes proviene, es una opinión basura; vale decir, una opinión que sólo especula por especular. No aportan en la difusión de hechos concretos. Hacen un rompecabezas con los hechos y, luego, los arman y desarman como les dé la gana. Así, tienen días y días para volver al mismo tema. Son como un perro que se persigue la cola. Lo más trágico es que todos sabemos que la basura se recicla. Y la basura reciclada es un buen negocio.

*Historiador a favor del Colegio Profesional de Historiadores del Perú.


Recibe esta y otras noticias en tu celular descargando la aplicación ingresando a este Link: https://goo.gl/Gpo7pn. Desde ese momento estarás informado de todo lo que pasa en la Amazonía Peruana, el Perú y el Mundo.