Prisión preventiva para Keiko, Alan y Susana Villarán, ¡Ahora!

Recomendar

Escribe Jaime Antezana Rivera. Hace dos semanas, nos enteramos por El Comercio que Marcelo Odebrecht se reafirmo en su expresión “Aumentar Keiko para 500 e eu fazer visita”. Es decir, que le dio 500 mil dolares más para la campaña del 2011. Empero, aún cuando hay que esperar la versión oficial, Odebrecht si financio la campaña de Keiko.

Esa revelación se sumo a reapertura de la investigación por lavado de activos que tiene con Joaquín, Osias y Fidel Ramírez, este ultimo dueño de la universidad Alas Peruanas. Y, por otro lado, a otras investigaciones por lavado de activos de las campañas del 2011 y 2016. Por esa razón, es la acusación constitucional al Fiscal de la Nación Pablo Sánchez.

Desde una perspectiva de conjunto y haciendo una simple comparación, Keiko Fujimori tiene procesos de investigación similares (financiamiento de Odebrecht e investigación por lavado de activos) a los que sirvieron para llevar al ex presidente Ollanta Humala y Nadine Heredia a prisión preventiva por 18 meses.

Ergo, desde que los fiscales tienen la confesión de Odebrecht y los fiscales la investigación por lavado, Keiko debería estar con prisión preventiva como Ollanta y Nadine. Como en el derecho anglosajón la certeza se alcanza mediante el principio del stare decisis: los jueces aplicarán la misma solución jurídica al mismo supuesto de hecho que cuente con precedentes.

Obviamente, estamos muy lejos de que los fiscales y, sobre todo, jueces peruanos apliquen ese principio anglosajón con Keiko Fujimori. Aquí la justicia aplica otro principio: la del más poderoso. La del que tiene influencia, poder o deuda de fiscales y jueces.

Alan García
En el caso de Alan García ocurre lo mismo. Marcelo Odebrecht también revelo a los fiscales peruanos que AG era Alan García, quien negó muchas veces que eran las siglas de su nombre y apellido. Incluso, con la sorna que le caracteriza, llego a decir que podría tratarse de la empresa Andrade Gutierrez. Creyó que nunca se sabría.

El Comercio, y otros medios, lo dieron a conocer. ¿Que significa que AG en la agenda de Odebrecht sea Alan García? Significa, por un lado, que García mintió al país. Pero eso es lo de menos. De otro lado, lo más importante es que ahora sabemos quien pudo negociar las coimas que recibió Jorge Cuba (US$7’033.107,57), Edwin Luyo y Miguel Navarro.

En total, Cuba Luyo y Navarro en cuentas offshore abiertas en el Banco de Andorra, sucursal Panamá, recibieron más de US$8 millones a cambio de favorecer a Odebrecht con la adjudicación de los tramos 1 y 2 del tren eléctrico. Saber que AG es García va cerrando el circulo que permite investigar si el fue el principal beneficiario de las coimas de Odebrecht

Ello debe ser un nuevo elemento en la investigación de Lava Jato. Ahí no queda todo. Odebrecht dijo que “también procedieron a contratarlo como conferencista después de su segundo mandato” (https://elcomercio.pe/…/marcelo-odebrecht-dijo-ppk-keiko-al…). Lo peor de todo: hay una conferencia que dio donde no hay asistentes

¿Recuerdan que AG se paneaba diciendo que cobraba 100 mil por conferencia? Ahora sabemos que eran prebendas de Odebrecht. No fueron conferencias del gran pensador Alan García. Del nuevo Haya de La Torre. Eran peroratas sin mayor importancia. De esta manera, Alan enmudeció por varios días. La incontinencia verbal dio paso al silencio.

No era para menos. Con la develación que AG es Alan García la investigación de Lava Jato adquirió una nueva dimensión. Más aún si Cuba y Luyo, los receptores de las coimas de Odebrecht, anunciaban a través de sus abogados que se acogerían a la colaboración eficaz. La situación para AG se torna, por decir lo menos, difícil.

Y si sabemos que AG gusta salir del país (a España) cuando siente pasos en torno a el, tenemos un primer dato para el pedido de prisión preventiva. Ese fue un elemento para que le dicten prisión preventiva a Ollanta y Nadine.

El segundo dato es la investigación por lavado de activos junto otras 30 personas, en la que se ha decidido revisar todas las adquisiciones e inversiones realizadas en el Perú y el exterior por el dos veces presidente de la República desde los años noventa hasta la actualidad.

Así, Alan como Keiko deberían hace rato estar en prisión preventiva. Alan acompañando a Alberto Fujimori y Humala y Keiko acompañando a Nadine.

Susana Villarán.
Y, hace pocas horas, nos enteramos por un colaborador brasileño que la empresa brasileña Odebrecht y OAS apoyaron con 3 millones de dólares para la campaña contra la revocatoria. El propio Jorge Barata, según La República, dijo que “Susana me llamo para agradecerme” (http://larepublica.pe/…/1148883-barata-villaran-me-llamo-pa…).

Lo dicho por Barata data del mes de marzo pasado. Sin embargo, esas revelaciones se mantuvieron en reserva. Pero era vox populi que Susana había recibido -entre otras cosas- dinero brasileño para la campaña contra la revocatoria y el pago de Luis Favre. Lo dicho por el publicista Valdemir Garreta y Jorge Barata, aunque Susana lo niegue, es una acusación muy grave.

Eso no es todo. Hace semanas, nos enteramos que un colaborador de la ex alcaldesa Gabriel Prado habría abierto una cuenta en la Banca Privada d’Andorra (BPA) Según el diario “El País” de España, un informe de la policía de Andorra revela que Prado abrió una cuenta en la Banca Privada d’Andorra (BPA) ( https://elcomercio.pe/…/gabriel-prado-blindo-nadie-testafer…).

Tras conocerse las confesiones de Garreta y Barata, los fiscales a cargo de esta investigación deberían formular el pedido de prisión preventiva contra Susana Villarán y Gabriel Prado. Tanto los de la derecha como los de izquierda que resulten involucrados en corrupción deben asumir sus responsabilidades y recibir todo el peso de la ley.
Recapitulando: Keiko, Alan y Susana deberían estar en prisión preventiva.

Fuente: Jaime Antezana Rivera


Recibe esta y otras noticias en tu celular descargando la aplicación ingresando a este Link: https://goo.gl/Gpo7pn. Desde ese momento estarás informado de todo lo que pasa en la Amazonía Peruana, el Perú y el Mundo.