Soy nativo del Perú

Recomendar

Augusto Lostaunau Moscol *

Las redes sociales, otra vez, se han sacudido mucho más fuerte del pregonado y publicitado terremoto que algún día destruirá Lima. El epicentro de este sismo virtual ha sido el INEI y la carta dice que la pregunta relacionada a ¿Cómo te identificas? Fue la causa que originó el terrible sismo.

En un país como el nuestro dónde, de alguna u otra forma, todos somos racistas, ¿se puede preguntar a alguien si se siente indígena? ¿Si se siente cobrizo? ¿Si se siente nativo? Con toda la carga peyorativa que tienen esos términos cuando se utilizan en la vida diaria.

Todos hemos sido testigos –e incluso actores- de un “serrano de mierda”; “indio asqueroso” o “indio bruto”. En mi niñez, en el barrio de La Victoria, para ofender se decía: “Serrano Sarrapastroso” que se puede traducir como “Serrano muerto de hambre”. La carga peyorativa es tal que determina que en el Perú la mayoría no quiere ser serrano, indígena o nativo. Es cruel y efectiva. Es discriminar sobre quien se dice y elevar el estatus social de quien lo dice.

Por ende, la respuesta mayoritaria –y aplastante- será: “Soy mestizo”. Porque ser mestizo significa ser un “poco más blanco” o ser “menos indígena”. El autodenominado mestizo ya es un occidentalizado. Ya no practica las tradiciones del pueblo de sus ancestros. El mestizo niega su parte “indígena” y resalta su parte “blanca”. Hace alarde de sus antepasados europeos. Hace alarde de tener “familia blanca” aunque él no se “parezca en nada a ellos”. Mil escusas para ocultar su sangre nativa. El mestizo no ve su imagen en el espejo.

Y, con miles de “mestizos” diseminados por todo el territorio nacional, desaparecen los nativos y los indígenas. Puede que el porcentaje de “mestizos” sea mucho más elevado que la realidad. Entonces, la Consulta Previa será inaplicable.

Dice el artículo 8 del reglamento de la Ley de Consulta Previa que:
“8.1 La entidad promotora identifica al o los pueblos indígenas, que pudieran ser afectados en sus derechos colectivos por una medida administrativa o legislativa, y a sus organizaciones representativas, a través de la información contenida en la Base de Datos Oficial.
8.2 En caso la entidad promotora cuente con información que no esté incluida en la Base de Datos Oficial, remitirá la misma al Viceministerio de Interculturalidad para su evaluación e incorporación a dicha Base, de ser el caso”.

Y la Base de Datos Oficial es el Censo elaborado por el INEI. Los futuros estudios de Impacto Social deberán hacerse con las cifras publicadas por el INEI. El Censo 2017 marcará las relaciones comunitarias en los próximos 10 años. Sin nativos e indígenas censados, la data oficial dará pie a sostener que no es necesaria la Consulta Previa. Pero, se añade que la Entidad Promotora puede incluir información que será evaluada por la institución gubernamental competente. Según el reglamento:
“Entidad promotora.- Entidad pública responsable de dictar la medida legislativa o administrativa que debe ser objeto de consulta en el marco establecido por la Ley y el Reglamento. Las entidades promotoras son:
i. La Presidencia del Consejo de Ministros, para el caso de Decretos Legislativos. En este supuesto, dicha entidad puede delegar la conducción del proceso de consulta en el Ministerio afín a la materia a consultar.
ii. Los Ministerios, a través de sus órganos competentes.
iii. Los Organismos Públicos, a través de sus órganos competentes”.

Mejor dicho, un gobierno amigo de la “inversión extranjera” y que sostiene que sólo las actividades extractivas podrán aportar en nuestra economía, será la Entidad Encargada de realizar la dichosa Consulta Previa. Claro, en caso que se pueda realizar porque sin nativos o indígenas, ya no será necesaria.

Además, el reglamento sostiene que:
“Pueblo Indígena u Originario.- Pueblo que desciende de poblaciones que habitaban en el país en la época de la colonización y que, cualquiera que sea su situación jurídica, conserven todas sus propias instituciones sociales, económicas, culturales y políticas, o parte de ellas; y que, al mismo tiempo, se auto reconozca como tal. Los criterios establecidos en el artículo 7 de la Ley deben ser interpretados en el marco de lo señalado en artículo 1 del Convenio 169 de la OIT. La población que vive organizada en comunidades campesinas y comunidades nativas podrá ser identificada como pueblos indígenas, o parte de ellos, conforme a dichos criterios. Las denominaciones empleadas para designar a los pueblos indígenas no alteran su naturaleza, ni sus derechos colectivos. En adelante se utilizará la expresión “pueblo indígena” para referirse a “pueblo indígena u originario”.

Es decir, no basta con la existencia de condiciones materiales u objetivas y concretas para declarar legalmente a alguien indígena o nativo, también se exige que “se auto reconozca como tal”, entonces, se cierra el círculo. Si no me reconozco indígena o nativo, la Consulta Previa no va. Y auto reconocerse es más un acto subjetivo.

En este Censo 2017 SOY NATIVO DEL PERÚ.

*Historiador a favor del Colegio Profesional de Historiadores del Perú.


Recibe esta y otras noticias en tu celular descargando la aplicación ingresando a este Link: https://goo.gl/Gpo7pn. Desde ese momento estarás informado de todo lo que pasa en la Amazonía Peruana, el Perú y el Mundo.