Condenaron a activista de Greenpeace que dañó Líneas de Nasca

Recomendar

Se trata de un ciudadano austriaco quien participó en 2014 de la intrusión de Greenpeace a las Líneas de Nasca, que terminó dañando el geoglifo del Colibrí.

El Juzgado Unipersonal Penal de Nasca, sentenció tras casi dos años de juicio al ciudadano austriaco Wolfgang Sadik a 2 años, 4 meses y 2 días  de prisión suspendida por atentar contra el nuestro patrimonio cultural en 2014.

De acuerdo a información del diario La República, el activista ambiental se acogió a la conclusión anticipada de su proceso y asumió ser el responsable de haber dañado la figura del Colibrí, parte de las Líneas de Nasca. En diciembre de 2014, Sadik junto a un grupo de activistas ingresó al complejo sin autorización para colocar un mensaje junto a las figuras a favor de la conservación del ambiente.

La jueza Roxana Zavala también le impuso al ciudadano austriaco un pago de S/ 650 mil por concepto de reparación civil. Esta cifra corresponde a un acuerdo entre los representantes de Greenpeace y  el Ministerio Público, pues en un comienzo se pidieron 5 millones de soles.

Más involucrados. La magistrada comentó que los demás miembros que participaron de la delegación intrusiva a las Líneas de Nasca, no se presentaron a la audiencia. Se trata de los argentinos Rodrigo Miguel Abd y Mauro Fernández, el colombiano Herbert Augusto Villarraga Salgado e Iris Wiedmann.

Todos ellos tendrán que presentarse a escuchar su sentencia durante la próxima audiencia que se realizará la primera semana de julio. En caso no acudan, serán llevados de grado o fuerza.

Los daños contra las Líneas de Nasca fueron realizados en el marco de la vigésima cumbre mundial de las Naciones Unidas sobre el cambio climático (COP 20). Esta intervención fue avalada por la organización activista Greenpeace que buscaba la atención de los líderes mundiales reunidos en el país para generar conciencia sobre la conservación del planeta.

Fuente: RPP

¡Pronto las Noticias Deportivas serán Tu Pasión, en Gaceta Ucayalina…!