Analí Gómez espera repetir título mundial en Francia

Recomendar

A la peruana Analí Gómez le tomó 20 años subirse a la cresta de la ola del surf mundial, en un duro ascenso que siguió desde sus humildes orígenes, la falta de auspicios y la discriminación, hasta salir campeona del mundo, un título que, según dijo a Efe, se esforzará por revalidar la próxima semana en Biarritz (Francia).

Gómez, de 29 años, encabezará el equipo peruano que competirá en los juegos mundiales de la Asociación Internacional de Surf (ISA), que se celebrarán del 20 al 28 de mayo en las playas francesas de Biarritz, tras haber ganado en la modalidad por equipos de la edición celebrada el año pasado en Costa Rica.

“Este año es difícil. Está Brasil, Estados Unidos y Francia, que son los locales. Ellos van a llevar a sus máximos exponentes para poder hacernos la guerra”, advirtió.

Esta vez ‘La Negra’, como también se le conoce en Perú, estará acompañada por Cristóbal de Col, Sebastián Correa, Carlos Mario Zapata, Juninho Urcía y Daniela Rosas, “que fue la sorpresa del equipo, porque tiene 15 años y ya superó a las mayores para poder clasificar”, según comentó.

La tablista afirmó que los juegos mundiales serán una buena prueba para su mayor objetivo en la actualidad, que será clasificar a los Juegos Panamericanos de Lima 2019 y a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, citas en las que el surf debutará como deporte olímpico.

“Ahí es a donde quiero llegar. Todos están entrenando duro para poder sacar su cupo y poder clasificar a las Olimpiadas. Nos vamos a sacar la mugre (esforzar) para lograrlo”, comentó.

Las pruebas de los Panamericanos se celebrarán en la playa limeña de Punta Rocas, cuyas olas Gómez conoce del derecho y del revés, porque es donde surfea desde los 10 años, junto a las de su natal Punta Hermosa, donde a los 9 años ya acompañaba a su hermano a correr olas.

“Me da un poco más de chances. Conozco esa ola. Siempre venía con mi hermano y yo me divertía con el ‘bodyboard’ hasta que una vez me puse de pie en la tabla y sentí más adrenalina. Al año siguiente ya corría olas con la tabla de surf”, recordó Gómez, quien es hija de un pescador y una ama de casa.

Sin embargo, su madre no quería que se dedicara al surf e internó a Gómez en una colegio religioso, pero eso no aplacó la pasión de ‘La Negra’ por la tabla y las olas, cuya llama aún se avivó más. “Mi madre me decía que este deporte era para personas que tenían dinero. Nosotros no teníamos dinero para comprarnos tablas ni ‘wetsuit’ (trajes de neopreno)”, recordó Gómez.