PPK: Desde la Paz hacia la construcción de la reconciliación

Recomendar

ppkpaz

Escribe Carlos Jara Cuevas.- Nuestro Presidente PPK viajara a Colombia para participar de los actos de la Paz en Colombia autorizado por el Parlamento para estar presente el 26 y 27 de setiembre en dicho pais hermano.

El Comercio informa que “Con 105 votos a favor, cero en contra y dos abstenciones de los congresistas Carlos Tubino (Fuerza Popular) y Julio Rosas (Alianza para el Progreso),se aprobó la autorización al Presidente” Esta ocasión nos sirve para observar y reflexionar por el interés nacional. La guerra contra el terrorismo en el Perú iniciada en los años 80 del siglo XX, concluyo con la derrota en el campo militar y político de estas organizaciones nacidas con una estrategia insurgente estas fueron vencidas desde la acción contrainsurgente del Estado y de nuestras fuerzas armadas.

La guerra contrainsurgente contra el narcoterrorismo tenía que contar con un plan y una estrategia de unidad entre el pueblo y las fuerzas armadas, su logro y su constancia valieron para afrontar durante más de una década una tarea que desde la crisis de la democracia y la determinación de sus actores apelando a una decisión política de dar un viraje a la respuesta global contra las fuerzas del terrorismo se pudo concretar uniendo tres elementos; contar con un Presidente dispuesto a llevar la batalla de la democracia hasta sus últimas consecuencias, unir estratégicamente a las fuerzas armadas y policiales en un solo mando, y contar con una constitución para afrontar esa guerra derrotar al enemigo interno y reconstruir el país.

La caída de los líderes y las cúpulas de SL y del MRTA y la consiguiente desarticulación sistemática de sus estructuras regionales y locales permitió acabar con una guerra iniciada por estas organizaciones anarquistas y terroristas contra el estado peruano.

El costo social de esta guerra contra el terrorismo es incalculable y el costo económico va más allá de cifras macro económicas porque la destrucción del país no se mide solo por el valor monetario sino por el grave atraso en el desarrollo integral y sostenible de nuestra sociedad frenado por todo ese proceso apocalíptico contra el Perú.

Desde el Congreso Constituyente Democrático hasta la aprobación de la Constitución de 1993 la lucha contra el terrorismo no dejo de cesar, el nuevo modelo económico demandaba medidas drásticas de ajuste social para reestructurar la economía y enrumbarla por el camino del libre mercado y el impulso a las inversiones extrajeras para potenciar las capacidades productivas de nuestros recursos naturales y de nuestros recursos humanos que por lo general su índice demográfico es de una predominante edad juvenil.

El éxito del modelo económico implementado permitió arrancar de cuajo las viejas estructuras desarrollistas promovidas por la dictadura militar de Velasco, enrumbando al país a combinar el modelo extractivista con la modernidad económica y social dentro de la población a lo largo de los 90 y de los primeros años de la década del 2000.

Los sucesivos gobiernos no han abandonado el llamado piloto automático con Toledo, Alan García y Humala el pais ha seguido con un crecimiento enlazado con la globalización de los mercados y la dinámica que también impone la multipolaridad del desarrollo de la economía de mercado como es el caso de la relación umbilical con el escenario de Asia-Pacifico y la ubicación geopolítica del Perú. Con el Presidente PPK el nuevo marco y papel del Perú en la política exterior representa una gran innovación ante la multipolaridad presente en la economía mundial y en nuestras relaciones con China y los EEUU, en el plano interno las coincidencias generales de la política económica no pueden llevar a enfrentamientos radicales contra la opción democrática elegida por el pueblo y plasmada con la instalación de un gobierno tecnócrata nacido en las urnas a raíz de la gran movilización ciudadana opuesta a la candidata Keiko Fujimori de Fuerza Popular.

Sin embargo, las urnas hablaron en la primera vuelta y también se expresaron en la segunda vuelta, ese grado de consenso social logrado en el Parlamento por Fuerza Popular como fuerza mayoritaria y por otro lado la decisión ciudadana de imponerse a un proyecto probablemente totalitario inclino la balanza para que PPK llegara al Poder ejecutivo y sea nuestro actual Presidente.

Ahora bien, existe un gran escenario para empezar la reconciliación política interna tanto civil como militar desde un escenario de Paz en democracia con las reglas de la democracia y la política en democracia, ese marco es indispensable para construir la reconciliación nacional entendida como un proceso que todos debemos construir. Un ejemplo es Colombia una larga guerra interna insurgente y contrainsurgente concluye en unos acuerdos y condiciones en el marco de una democracia liberal y en el contexto de la economía de mercado, la gesta del presidente Juan Manuel Santos encontró la llave de la reconciliación para la Paz en Colombia muy a pesar de los sectores radicales que le cuestionan de uno y otro lado.

Nada es imposible cuando por razones de Estado las partes confrontadas deciden la reconciliación y la someten a un referéndum para una efectiva decisión ciudadana mostrando con ello que no hay carta bajo la mesa de negociaciones si ante todo se antepone la soberanía popular. Efectivamente la valoración del actual proceso colombiano y el papel del Presidente Juan Manuel Santos de poner en la mesa la política de Estado frente a las FARC-EP después de más de cincuenta años de guerra al declarar públicamente “que la guerra en Colombia se acabó” llevara su tiempo político y sobre todo su tiempo histórico para comprenderla con mayor perspectiva que en esta sola coyuntura que desde ya es un impacto político mundial y sobre todo en toda América Latina constituye un capitulo a sumarse a la comprensión de las políticas exteriores practicadas por todos nuestros vecinos en nuestro continente, en Centroamérica y el caribe.

Cuando PPK y perdonen que cite así a nuestro Presidente con las siglas populares de su nombre cuando afirmo “que si él fuese colombiano votaría por el SÍ”, reivindica al Perú como un país igualmente promotor desde nuestra política exterior de construir desde la Paz la reconciliación interna; la forma, el cómo, la coyuntura, las medidas necesarias, las condiciones en democracia y libertad abren una agenda pendiente en el Perú, desde la Paz hacia la construcción de la reconciliación nacional sin colores sino por razones de Estado. Razones puede tener Mario Vargas Llosa con la cuestión en el Perú, pero su compromiso por la Paz en Colombia lo ha llevado a afirmar “que si fuese colombiano votaría por el SÍ”.

Datos al final del artículo:
Carlos Jara Cuevas: Analista de Política y Relaciones Internacionales. Ecología. Gestión Pública, Democracia y Seguridad Integral. Universidad I+D+i, Ciencia y tecnología. FFAA profesionales Migraciones internacionales, Minorías étnicas y Cooperación Internacional, Negociación de Conflictos sociales. Gestión de Campañas Electorales, Fundación Vida GEV. Comite Internacional DDHH Comunidad Negra de España, Delegado a la Organización de los Estados Americanos OEA,(capitulo sociedad civil organizada). Delegado Consultivo Especial ECOSOC-ONU para los Derechos Humanos de la Fundación Vida GEV de España.

Recibe esta y otras noticias en tu celular descargando la aplicación ingresando a este Link: https://goo.gl/Gpo7pn. Desde ese momento estarás informado de todo lo que pasa en la Amazonía Peruana, el Perú y el Mundo.


Comentarios