La fragilidad fue su fortaleza

Recomendar

alfonsoEscribe Alfonso Baella Herrera.- “Mal con Jara, peor sin ella”. Esa parece la reflexión forzada que desliza el gobierno para quienes quieren dar el puntillazo final al gabinete que preside Ana Jara. Dicho de otra forma si el gabinete recibe la censura en el Congreso, la próxima semana, las consecuencias del alejamiento de la actual premier serían peores que las de su permanencia. Parece una suerte de chantaje político; pero a ese nivel se ha llegado.

El gobierno sin capacidad ni cuadros que tengan un mínimo de solvencia luce aislado y sin lista de recambio para el premierato. Cree que entregar la cabeza de Jara es, fiel a su estilo, una muestra de debilidad. Lo cierto es que la cosa está a dos golpes y un repique; y sino miremos. Lo mejor de su equipo político está en Freddy Otárola, Daniel Abugattas, Josué Gutiérrez, Ana María Solórzano y Teófilo Gamarra. Esas son sus estrellas ministeriables “propias”. No hay más. ¿Alguno de ellos podría ser primer ministro?¿Generará, si es nombrado por Ollanta Humala, un ápice de confianza en los ciudadanos de a pie, los inversionistas, los empresarios o los políticos?
Y si se trata de buscar reemplazo, más allá del partido de gobierno y dentro del gabinete, están los más cercanos a Nadine y Ollanta: Pedro Cateriano, Piero Ghezzi y José Gallardo. Y también, por cierto, Javier Saavedra de Educación.

Más allá de esto la capacidad para convocar un independiente, con los niveles de desconfianza de la pareja presidencial, es prácticamente nula. Es bien difícil que un profesional de prestigio juegue precisamente su buen nombre en un ambiente tan incierto y políticamente tan volátil.

Por los múltiples problemas en los que está el gobierno la apuesta por la obsecuencia parece la más segura. Por ello apuntalará a Jara hasta el final. Se viene una intensa lucha y un mayor enfrentamiento que nada bueno traerá.

Pero esta crisis política va a comenzar a poner a prueba, también, a la oposición. Cada vez más cercanos al proceso electoral de Abril del 2016 la oposición, frente a las múltiples falencias del gobierno y a la creciente desconfianza en los servicios de inteligencia, debe mostrar capacidad para generar propuestas, gobernabilidad y estabilidad política. No basta traerse abajo un gabinete; es necesario mostrar un camino, un rumbo y un derrotero seguro.

La fragilidad del gobierno pudo ser la fortaleza de Jara pero, a estas alturas, ese discurso se agotó. Jara no ha producido los cambios necesarios ni oportunos para despejar las serias dudas sobre el poder paralelo y luce condicionada a él. La “facción” que ella misma denunció ha terminado por socavarla. Nos acercamos al final de un capítulo y al inicio de otro, acaso más incierto y complejo. No es un drama; es la pura verdad.

Fuente: Alfonso Baella Herrera


Recibe esta y otras noticias en tu celular descargando la aplicación ingresando a este Link: https://goo.gl/Gpo7pn. Desde ese momento estarás informado de todo lo que pasa en la Amazonía Peruana, el Perú y el Mundo.